Por qué no apoyarte en la motivación para aprender inglés

Muchas personas tienen justificativos que los bloquean a la hora de aprender un idioma. Algunos de ellos son: "soy muy viejo/a," "soy muy tímido/a", o "soy malo/a para los idiomas." Pero estas son excusas.

Hoy te explicaremos por qué no deberías confiar en la motivación y te contaremos qué es lo que realmente necesitas.

Por qué no puedes confiar en la motivación

"Motivación" es "el sentimiento de querer hacer algo". Es bueno experimentarla, pero no es la clave que necesitas para aprender un idioma. Porque, como con la mayoría de los sentimientos, la motivación va y viene.

Piensa en los objetivos de año nuevo. La gente los hace cuando su motivación es alta. Empiezan a hacer más ejercicio o a despertarse más temprano. Y luego, unas semanas más tarde, cuando su motivación disminuye, dejan de hacer estas cosas. Por lo que, ¡es como si nunca lo hubiesen planteado como objetivo!

Sucederán cosas similares si confías solo en la motivación para estudiar inglés.

  • Un día, puedes ver un discurso inspirador en forma online y sentirte motivado para estudiar.
  • Al día siguiente, tu motivación podría disminuir cuando te des cuenta de que alguien en tu clase es mucho mejor que tú.
  • ¡En algún momento, puedes perder la motivación completamente y darte por vencido!

No estamos diciendo que la motivación sea mala. Si te sientes motivado, ¡genial!, aprovecha a sacar el máximo provecho de ella. Pero si no eres una persona muy motivada, es mejor que reconsideres la idea de la motivación como algo necesario para aprender inglés con éxito.

En cambio, cada vez que te sientas desmotivado, recuerda que la motivación es tan solo una ventaja. Acepta que no siempre podrás apoyarte en ella y, en su lugar, prueba recurrir a algo en lo que sí puedas confiar.

El hábito: una alternativa a la motivación

Un hábito es algo que haces porque estás acostumbrado a hacerlo. Los hábitos son confiables porque no piensas en ellos. Se han convertido en una parte normal de tu día, como ducharte o cepillarte los dientes. Y cada vez que haces algo por costumbre, es más fácil seguir haciéndolo.

Los científicos creen que los hábitos son poderosos porque:

  • Hacen que nuestro cerebro se sienta bien, por eso seguimos haciéndolos
  • No se almacenan en la parte de nuestro cerebro que toma decisiones, lo que explica por qué hacemos nuestros hábitos sin darnos cuenta.

De hecho, investigaciones recientes sugieren que los hábitos están detrás de la mitad de nuestras acciones. Debido a que los hábitos son tan poderosos, los científicos ahora los están utilizando para ayudar a las personas a realizar cambios positivos en sus vidas.

Puedes comenzar a crear un hábito con tus estudios de inglés. Esto asegurará que sigas estudiando inglés y no te rindas. Aquí hay algunos consejos para ayudarte con la tarea.

1. Adáptalo a tu conveniencia

Comenzar un nuevo hábito es difícil. Se necesitan entre 16 y 254 días para adquirirlo. Por lo que, al principio, tienes que asegurarte de que sea lo más conveniente posible para ti.

Es más probable que sigas yendo a una clase de inglés si está a cinco minutos a pie de tu casa que si está a media hora en autobús. Si tienes la posibilidad, elige la opción más conveniente. Aquí hay algunas ideas alternativas:

  • Si quieres construir el hábito de leer en inglés antes de irte a dormir, pon tus libros al lado de tu cama.
  • Si deseas leer un artículo de noticias en inglés todos los días, Coloca el sitio de noticias en la página de inicio de tu navegador.
  • Si deseas escuchar un podcast en inglés todos los días, coloca tu aplicación para escuchar podcasts en la pantalla principal del teléfono.

2. Establece recordatorios

Cuando recién comienzas a desarrollar un hábito, es fácil olvidarse de hacerlo. Así que ten a mano algunos recordatorios. Por ejemplo:

  • Establece recordatorios en tu teléfono que te indiquen que estudies todos los días a una hora determinada.
  • Escribe recordatorios en notas adhesivas y pégalas en el refrigerador, el espejo del baño o la puerta.
  • Encuentra una imagen que te recuerde al inglés (por ejemplo, una imagen de tu programa de televisión en inglés favorito) y configúrala como fondo en tu computadora o teléfono.

Para algunas personas, cambiar el idioma de su teléfono o aplicaciones a inglés también es un recordatorio. Cada vez que miran sus teléfonos, recuerdan que necesitan estudiar inglés.

3. Hazlo a la misma hora o lugar

Cuando tu cerebro conecta una tarea con un momento o lugar específico, es más fácil que se forme un hábito. Así que piensa en algunos lugares en los que sueles estar y cuentas con algo de tiempo libre para estudiar inglés. Por ejemplo:

  • De camino al trabajo todas las mañanas, puedes escuchar la radio en inglés en tu coche (o en el autobús o tren que tomes)
  • En la sala de descanso del trabajo todas las tardes, puedes repasar tus tarjetas de vocabulario en inglés.
  • Si vas a un café los fines de semana, puedes llevar tu revista o libro de inglés para leer allí cada vez que vayas.

También puedes convertir una parte de tu casa en tu "rincón de inglés" y poner allí todos tus materiales de estudio de inglés. Estas son las razones:

  1. Haces espacio para estudiar inglés porque tus materiales de estudio están siempre en el mismo lugar.
  2. El rincón actúa como recordatorio de que debes estudiar inglés cada vez que pasas por allí.
  3. Tu cerebro vincula este rincón con tus hábitos de aprendizaje de inglés y refuerza esos hábitos.

4. Aprovecha hábitos que ya tienes

En lugar de comenzar un hábito totalmente nuevo, también puedes estudiar algo de inglés fusionando con hábitos que ya tienes. Por ejemplo:

  • Si tienes la costumbre de cantar en la ducha, canta algunas canciones en inglés.
  • Si sales a correr todos los días, escucha grabaciones de tus lecciones de inglés mientras corres.
  • Si escribes una página en el diario todos los días, puedes comenzar a escribir unas líneas en inglés también.

5. Sé flexible

Siendo realistas, no podrás estudiar a la misma hora todos los días o estudiar la misma cantidad cada vez. Habrá días en que la vida se interpondrá en el camino. Esto es normal, así que no te sientas mal por ello.

En cambio, podrías intentar ser flexible. Las investigaciones sugieren que una mentalidad flexible ayuda a las personas a desarrollar nuevos hábitos. Aquí hay algunas maneras de lograrlo.

  1. Establece una cantidad mínima de tiempo para el estudio. Por ejemplo, si estás en un día ocupado, revisarás tus apuntes de inglés durante tres minutos en lugar de 10 minutos. O escribirás tres oraciones en inglés en lugar de cinco.
  2. Recuerda que está bien no estudiar exactamente a la misma hora todos los días. Si estás ocupado en ese momento, destina otro momento para hacerlo. Cambiar horarios es mejor que no estudiar nada.

Recuerda, el objetivo es desarrollar el hábito de estudiar inglés constantemente. Algunos días, tu momento de estudio estará lejos de ser ideal, ¡pero al menos estudiaste!

6. Empieza con pequeños pasos

Asegúate de comenzar tu nuevo hábito dando pequeños pasos. Esto significa establecer una pequeña meta para lograr todos los días. Por ejemplo:

  • Aprende tres palabras nuevas por día.
  • Trabaja en cinco páginas de tu libro de texto todas las noches.
  • Mira diez minutos de noticias en inglés.

Haz cosas que se adapten a tu nivel y tus horarios. Por ejemplo, no leas una novela como principiante ni estudies gramática durante dos horas si no tienes tiempo.

Una vez que hayas adquirido el hábito, puedes aumentar tu objetivo diario (por ejemplo, aprender cinco palabras más al día, ver otra media hora de noticias en inglés, etc.). Pero no intentes crear un nuevo hábito con tareas demasiado complicadas porque eso te predispondrá al fracaso.

7. Diviértete

Es más fácil construir un nuevo hábito si lo construyes alrededor de algo que te gusta. Por ejemplo, si odias correr pero te encanta andar en bicicleta, es mejor ponerte en forma andando en bicicleta.

Lo mismo ocurre con el inglés. Ya te estás obligando a estudiar, así que al menos evita métodos de estudio que te hagan sentir desanimado. En su lugar, haz cosas agradables con el inglés. Por ejemplo:

  • Juega videojuegos en inglés.
  • Únete a comunidades online basadas en tus pasatiempos.
  • Mira videos de Youtube de los temas que te interesan.

Bonus: toma lecciones online

Una manera fácil de desarrollar tu hábito de aprender inglés es tomando lecciones en línea en Engoo.

  • Nuestras lecciones son convenientes: con tutores están disponibles las 24 horas del día, los 7 días de la semana y puedes tomar lecciones en cualquier lugar, para aprender en todo momento y lugar.
  • Nuestros planes de suscripción fomentan la formación de hábitos: cada lección dura solo 25 minutos y anima a los alumnos a tomarlas regularmente, todos los días si así lo desean.

¡Además, nuestras lecciones son divertidas! A diferencia de los cursos tradicionales, en los que te obligan a estudiar lo mismo que los demás, en Engoo tienes control total sobre tu aprendizaje.

Puedes hablar con tutores sobre tus temas favoritos, jugar juegos o incluso cantar canciones.

¡Regístrate aquí!