Usa descansos cerebrales para mantener a tu hijo enfocado

¿Alguna vez has encontrado a tus niños quedándose dormidos durante una clase de inglés? ¿O quizás notaste que su atención se desviaba incluso sin tener sueño o estar cansados?

En la siguiente publicación, te contamos por qué sucede esto, y te sugerimos algunas formas para que los pequeños puedan “encarrilarse” cuando esto suceda.

Como beneficio extra, muchas de estas sugerencias son actividades que requieren el uso del inglés para ser realizadas. De esta manera, tu hijo podrá practicar el idioma aún en sus momentos de inactividad, ¡Sin siquiera saberlo!

Descansos cerebrales: ¿Qué son?

Dado que el cerebro trabaja duro para procesar y almacenar información, para una persona que está aprendiendo es muy sencillo perder la concentración a los 20 o 30 minutos de su clase o momento de estudio. Por ejemplo, un estudio realizado en adultos encontró que el rendimiento en una tarea disminuyó de manera constante en el transcurso de 20 minutos, al igual que el flujo sanguíneo al cerebro. Por lo tanto, no debería sorprendernos que un niño comience a perder la concentración mucho antes. 

Antes de que esto suceda, es indispensable tomar un descanso rápido: un descanso para el cerebro. La duración ideal de un descanso depende de la edad de tu hijo: 

  • Si los niños tienen menos de 11/12 años, deben tomar al menos un descanso de tres minutos después de 20 minutos de estudio.
  • Si los niños tienen 12 años o más, deben tomar un descanso de al menos cinco minutos después de 30 minutos de estudio.

Múltiples estudios han demostrado que los beneficios de los descansos cerebrales son infinitos. Impulsan la aptitud física, mejoran la salud mental, desarrollan la creatividad y aumentan la productividad escolar.

 Para que estos descansos sean aún más significativos, te recomendamos incorporar el inglés en las actividades que elijas.

A continuación, te compartiremos algunas que puedes practicar con niños y adolescentes.

¿Qué puedo hacer por mi hijo? 

Antes de decidir aplicar un descanso cerebral, considera el carácter y la personalidad de tu hijo. Si tu hijo o hija es habitualmente enérgico e incapaz de sentarse tranquilo, trata de calmarlo con las siguientes actividades:

  •  Yoga para niños: Posturas simples y estiramientos, ejercicios de respiración y meditación, todo ello puede facilitar indirectamente el estudio de tu hijo.También mejorarán su equilibrio y flexibilidad, combatiendo al mismo tiempo la hiperactividad. Aquí te dejamos algunos videos en inglés sobre yoga para niños, para dar el primer paso.
  • Salir a caminar: Si el tiempo es agradable, sal a dar un paseo corto con tus hijos. Los estudios demuestran que una caminata puede ayudar a aclarar la mente de los niños, impulsándolos a concentrarse mejor y mejorando su desempeño académico.
  • Tiempo con mascotas: Si tienes una mascota, alienta a tu niño a jugar con ella durante los recreos del estudio. Diversos estudios demuestran que el contacto con las mascotas ayuda a los niños a encontrar la calma.
  •  Actividades creativas: Haz que tu hijo haga algunas actividades sencillas tales como manualidades o arte: plegar pájaros de origami o colorear una página de un libro son algunos ejemplos. Si le gustan los legos, deja que construya algo con ellos. Para asegurarte que no pierdan el entusiasmo, plantea la actividad como un desafío (por ejemplo, “¡Veamos quién puede doblar un pájaro de origami más rápido!“).

Si el nivel de energía de tu hijo sigue siendo bajo, y sigue adormilado, te sugerimos descansos cerebrales que lo ayuden a moverse activamente.

Puedes probar cualquiera de los siguientes:

¿Qué puedo hacer por (¡o con!) mi hijo o hija adolescente?

Para adolescentes y pre adolescentes, necesitarás actividades apropiadas para su edad, tales como:

  • Reír juntos: Miren un desafío de “intente no reír” o bien miren memes divertidos. Muchos de ellos están inglés, y tu hijo adolescente puede estar familiarizado con alguno y hasta explicarlo.
  • Jugar videojuegos: Si les gustan los juegos, hagan rondas cortas de tetris o juegos de “objetos ocultos”. Hay muchos sitios web en inglés donde pueden encontrarse este tipo de juegos.
  • Cocinar: Preparen postres fáciles juntos, como este simple y rápido helado de plátano. A menudo estas recetas requieren de una preparación anticipada, pero la “cocción” real toma sólo algunos minutos. Hay muchos videos de recetas en inglés, para que tu hijo pueda practicar sus habilidades auditivas con ellos. También pueden practicar reforzar el vocabulario nuevo mientras cocinan (Por ejemplo, “Pass me the butter”-pásame la manteca)
  • Ver videos: Déjalos que vean videos informativos del estilo “Cómo se hace la goma de mascar” o cualquier cosa que pueda resultar interesante para ellos. Consulta nuestro blog para encontrar más actividades de escucha.
  • Bailar: Hagan un baile como si nadie estuviera mirando y diviértanse juntos.

 Independientemente de los intereses de tu hijo, puedes hacer que trabajen en actividades más creativas, como garabatear o ilustrar. Ellos también podrían disfrutar de escribir en inglés a modo de descanso cerebral, proponiéndoles actividades divertidas, como una lista de cosas que hacer este verano o los tres mejores regalos de cumpleaños que les gustaría recibir.

Un último consejo 

Independientemente de lo que haga tu hijo durante sus descansos cerebrales, es importante que se mantenga hidratado y activo. 

Una idea final para el descanso mental es dejar que tu hijo converse con un profesor en línea que comparta sus intereses. En Engoo, tenemos tutores a los que les gusta pintar, bailar, practicar baloncesto y cualquier otra cosa que le pueda interesar a tu hijo. De esa manera, pueden practicar conversaciones en inglés de una forma divertida.

Además, nuestras clases de inglés online duran 25 minutos, por lo que tus hijos pueden tener una sesión de estudio y un descanso mental.

¡Prueba una lección gratuita y descubre más!