Una estrategia que hará que tus conversaciones sean más naturales

Tienes un nuevo compañero en el trabajo, pero él no habla español, por lo que todos han tenido ansiedad de acercarse a él. 

Un día, decides superar tu miedo de hablar en Inglés y comenzar una conversación con él. Preparas una pequeña lista de preguntas para hacer:

De repente, te das cuenta que te has quedado sin preguntas. ¿Y ahora qué?

El Problema

Si te ha pasado algo así antes, no te preocupes. ¡No estás solo! 

Algunos de nuestros estudiantes preparaban listas de preguntas para llevar a almuerzos de negocios con clientes extranjeros. Después las repasaban una a una y se preguntaban por qué sus conversaciones se tornaban tan incómodas. 

Este problema afecta incluso a las personas que hablan Inglés fluidamente. Por ejemplo, una estudiante china que asistía a una universidad de alto nivel en Estados Unidos admitió que no se sentía cómoda manteniendo conversaciones: 

“Hay veces que me esfuerzo por entablar una conversación… haciendo preguntas o hablando mucho por mi cuenta, pero por alguna razón, responden mínimamente…. Una vez que encuentran a otra persona con la que hablar, sus expresiones se tornan alegres y se vuelven habladores”.

Fíjate que las estrategias que ella intenta son “hacer preguntas” y “hablar mucho solo”. Esto sólo conduce a conversaciones que se parecen así: 

Desafortunadamente, este tipo de “zigzagueo” entre preguntas y respuestas no favorece la conversación. 

Como dijo uno de nuestros tutores: “He tenido algunos alumnos que me han hecho sentir como si me estuvieran interrogando. No paraban de hacerme preguntas, y cuando yo respondía, no respondían a mi respuesta. Solo hacían otra pregunta. No parecía conversación”.

Entonces, ¿cómo podemos mantener una conversación que realmente sea conversación?

Solución

La solución es una estrategia básica en Inglés: los comentarios.

Los comentarios cortos le ayudarán a nuestro interlocutor a ver que tenemos interés en tus respuestas, y harán que nuestra conversación se parezca más natural:

Intentemos aplicar esta estrategia con tu conversación con David:

Esta vez, has comentado sobre el nombre de David antes de hacer la siguiente pregunta. 

No puedes comentar sobre todos los nombres, pero cuando tienes la oportunidad de hacerlo, y lo haces bien, puedes facilitar la conversación. Esta es una de las razones por las que muchos que hablan inglés dan cumplidos sobre los nombres de las personas (“What a lovely name!”).

Sigamos:

Esta vez, has respondido a la respuesta de David (“I’m from Ireland.”) con un comentario sobre la belleza de su país. Luego, le diste tiempo a David para que respondiera a ese mismo comentario antes de hacer tu siguiente pregunta (“When did you move here?”). 

Al separar tus preguntas con comentarios y dar tiempo a David para que responda, le has tranquilizado y permitido participar realmente en una conversación.

He aquí un último ejemplo:

Date cuenta que esta vez has pasado directamente de una pregunta a otra: “So when did you move here?” y luego  “And how long will you stay?” Eso está perfectamente bien aquí. No es necesario que comentes en cada respuesta porque eso puede parecer un poco forzado.

Sólo tienes que asegurarte de equilibrar la conversación para que parezca más fluida:

Date cuenta también de que:

  • Hay algunos giros repentinos y otros prolongados. 
  • Hay más espacio entre algunas preguntas (por ejemplo, entre las preguntas “Where are you from?” y “When did you move here?”) que en otras.

Ambas cosas ayudan a que las conversaciones sean más naturales.

Hasta ahora, David no ha hecho ninguna pregunta. A veces eso también ocurre. No siempre tendrás compañeros de conversación cooperativos. 

Pero puedes estar contento sabiendo que has hecho todo lo posible por mantener una conversación natural con ellos y, normalmente, este método de conversación “más natural” hará que la otra persona se sienta también más cómoda haciéndote preguntas.

Pruébalo

Ahora que conoces el poder de los comentarios, intenta practicar. 

Para empezar, intenta responder a lo siguiente:

  • “I’m from Germany.” 
  • “I have two cats.”
  • “I like playing basketball in my free time.”

Una vez lo hayas hecho, asegúrate de aplicar esta estrategia en conversaciones de la vida real. Y si aún no te sientes cómodo haciendo esto, toma cursos de conversación en inglés gratis con nuestros tutores y practica haciendo comentarios sobre tus respuestas.